Leemos en https://hardzone.es

Una nueva imagen filtrada recientemente de uno de los nuevos procesadores Intel Core i9-9900K, nos muestra como este nuevo procesador va a llevar soldado el IHS del procesador, a la superficie de la die. Este método, que Intel dejó de emplear tras los famosos procesadores Sandy Bridge, aseguraría una mejor transmisión del calor entre superficies y una mejor refrigeración.

Muchas veces hemos hablado en esta web sobre los problemas de temperaturas asociados al uso de TIM (Thermal Interface Material) en los procesadores de Intel, y su gran facilidad para sobrecalentarse, especialmente si usaban el disipador OEM que traían de serie. Claros ejemplos de esto que comentamos son las más que elevadas temperaturas que alcanzan todos los procesadores de las series Kaby Lake y Coffee Lake-S, algo que limita bastante sus posibilidades de overclock.

Sin embargo, parece ser que Intel por fin se ha visto obligada a emplear soldadura para paliar en lo posible las altas temperaturas que alcanzarían los nuevos procesadores Intel Core i9-9900K, que ahora emplearían 8 núcleos y 16 hilos, gracias al empleo del Hyper Threading. Si a esto le sumamos que estos procesadores serían capaces de alcanzar los 5 GHz con el Turbo de un solo núcleo y los 4,7 GHz con el de todos, esas frecuencias solo se podrán mantener estables con una buena refrigeración de los procesadores.

Los Intel Core i9-9900K podrían ser unas bestias del overclock

Lo que nos muestra la anterior imagen es el interior de uno de los próximos procesadores Intel Core i9-9900K al que se le ha hecho delid. En ella, podemos ver que hay una zona del IHS que está recubierta de una capa de chapado en oro, la cual coincide con la forma de la die del procesador. Entre ambas superficies hay un tipo de pasta térmica denominada STIM (Solder Thermal Interface Material) que se encarga que ambas superficies realicen un buen contacto entre ellas. Esto asegurará una buena transmisión de calor entre los núcleos de la die y el IHS, mejorando considerablemente las temperaturas de funcionamiento. No tenéis más que ver los excelentes resultados térmicos de los procesadores AMD Ryzen.

Hace poco hablábamos sobre como un usuario había conseguido subir una muestra de ingeniería de los nuevos procesadores Intel Core i9-9700K hasta los 5,5 GHz empleando una refrigeración líquida, algo que era considerablemente complicado de hacer con los actuales procesadores Coffee Lake-S, a no ser que se les hiciera un delid y se sustituyera la pasta térmica que emplean por otra de bastante mejor calidad. Y, aun así, alcanzar tan altas frecuencias ya dependía bastante de la serte que tuviéramos con el procesador que nos hubiera tocado.

Visitar página de la noticia