Leemos en https://www.xatakandroid.com

Los teléfonos de bajo coste tienen también que ser baratos de construir, de ahí que en múltiples ocasiones se rebajen sus características a la mínima expresión. También ocurre que algunos componentes tienden a desaparecer, cuando su funcionalidad se limita a estar o no estar. Es el caso de los sensores lumínicos que los teléfonos tienen en el frontal, para ajustar el brillo de la pantalla. Bueno, no todos los tienen.

Samsung lleva ya años privando a sus teléfonos más económicos de este sensor, provocando que las pantallas de dichos teléfonos no se puedan ajustar automáticamente a la luminosidad del ambiente, con el consiguiente aumento de batería si las tenemos siempre al máximo, o las molestias de andar ajustando manualmente en función de si es de día o de noche, de si estamos al sol o bajo techo. Pero esto se puede acabar.

 

Selfies para medir la luz

Los coreanos han ideado un sistema por el que sus teléfonos pueden tomar una fotografía con la cámara frontal para, tras analizarla, determinar cuánta luz hay en el sitio en el que nos encontramos. Una fotografía invisible, sin apenas resolución, pero suficiente para realizar una medición de luz. Y, en consecuencia, ajustar la pantalla para que podamos verla correctamente. Un modo de brillo automático sin sensor lumínico.

Porque, de hecho, la cámara puede actuar como sustituto de estos sensores lumínicos y así ahorrar un componente que, por poco que cueste, no ayuda a que un teléfono se venda al menor precio posible. Aunque esto último sea decisión de cada fabricante para cada uno de sus modelos. Sin embargo, la idea de Samsung puede llegar a afectar a modelos de mayor precio.

En la búsqueda del teléfono 100% pantalla, Samsung ha usado hasta ahora sus Infinity Display con ratio 18,7:9, pero esto puede aumentar con el próximo Galaxy S10, que ya se rumorea puede llegar con un agujero en la pantalla para esconder la cámara frontal, y así no tener apenas marcos. Un agujero para la cámara y para nada más. Así que, ¿por qué no usar también este sistema de selfies medidores de luz?

Veremos qué ocurre con este truco que Samsung se ha sacado de la manga para poder seguir dejando los sensores de luz fuera de sus teléfonos económicos. Por ahora, la novedad llega al último Galaxy J8 y lo lógico es que vaya corriendo hacia otros teléfonos de la misma categoría con las futuras actualizaciones. ¿Llegará a teléfonos superiores? Tal vez a los actuales, con sensor de luz, no pero, ¿y a los futuros?

 

Visitar página de la noticia