Leemos en https://hardzone.es

La mayoría de los móviles de alta gama – por no decir todos- cuentan con la tecnología de carga rápida, por lo que no está de más el conocer cómo funciona y si puede ser o no perjudicial para nuestros dispositivos el abusar de ella. Seguro que a más de uno la carga rápida le ha evitado el tener que salir a la calle con el móvil a punto de apagarse.

¿Qué es la carga rápida?

La razón por la que muchos dispositivos tardan tanto en cargar nuestro dispositivo es la cantidad limitada de energía que un cargador puede aportar a nuestros smartphones o tablets. Normalmente suelen trabajar con 5 W o menos y es por una decisión de diseño que reduce los costes del cargador y asegura que las baterías de nuestros dispositivos no sufran ningún daño por recibir demasiada energía.

En realidad, las baterías pueden manejar una mayor cantidad de energía gracias a su circuitería interna, que es la que fija la cantidad de energía que puede gestionar. Los cargadores de carga rápida se aprovechan de esto para ajustar el voltaje y amperaje hasta los 20 W o 4ª, o superior si el dispositivo lo soporta.

carga rapida

Uno de los principales desafíos a la hora de recargar nuestras baterías con tales voltajes es el de poder disipar el calor, por lo que los teléfonos o tablets deben de estar preparados para que la batería no se expanda por el calor. Los protocolos más famosos son el de Samsung y One Plus, mientras que el más utilizado es el de Qualcomm.

En el mercado nos podemos encontrar con diferentes marcas que venden sus dispositivos con compatibles con carga rápida sin el cargador que permite hacerla, para que tengamos que comprarlo a parte.

Una de las principales preocupaciones de los usuarios es si el utilizar este método puede dañar la batería y hacer que se estropee. El llevar un componente a altas temperaturas puede hacer que se reduzca su esperanza de vida, es decir, a la larga puede que se reduzca el tiempo entre carga y carga de la batería. Pero no hará que deje de funcionar – a no ser que tenga un defecto de fábrica-.

La carga rápida es mucho más efectiva cuando tenemos porcentajes bajos de batería, pudiendo llegar al 50% (o más) de carga en menos de 30 minutos. Sin embargo, al llegar a porcentajes altos, se reduce la velocidad de la carga.

Visitar página de la noticia